ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  
http://vampire-diaries.foroactivo.com/forum.htm/ Cabaret
Temas similares
Sondeo
Quieren ya la actualizacion de version
Si
74%
 74% [ 28 ]
No
26%
 26% [ 10 ]
Votos Totales : 38
Últimos temas
» Juego: ¿Que canción escuchas?
Vie Oct 21, 2011 1:30 am por Renesmee Carlie Cullen

» Juegiito new!! c[=.. El ultimo post Gana
Mar Ago 16, 2011 4:34 am por Renesmee Carlie Cullen

» Cual es vuestro personaje favorito?
Mar Ago 16, 2011 4:31 am por Renesmee Carlie Cullen

» Lo importante es postear :)
Mar Ago 16, 2011 4:28 am por Renesmee Carlie Cullen

» Frases: LUNA NUEVA
Mar Ago 16, 2011 4:28 am por Renesmee Carlie Cullen

» VOLVIIIIII
Sáb Jul 09, 2011 10:26 pm por -Dangerous_temptation

» Aquí de nuevo
Mar Mayo 03, 2011 4:26 pm por Mariajo92

» INFORMACION PARA LOS ANUNCIANTES DE CONTENIDO OBSCENO
Dom Abr 24, 2011 1:12 am por mEc!

» Consejo de chicas ;)
Vie Abr 22, 2011 12:43 am por Omii



Comparte | 
 

 El primer vampiro del mundo (Historia de amor)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
princesacullen
Hoy es tu cumpleaños
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 23
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Sáb Oct 10, 2009 9:50 pm

Hola! Espero que les guste esta nueva historia =)

Prefacio:

Mi nombre es Edward Cullen. Estoy condenado a mis diecisiete años eternos ¿Porqué? Ese es el secreto que estoy dispuesto a contarles.

Todo comenzó hace aproximadamente ochenta años cuando aún era humano.

Mi antiguo padre era científico y tenía prohibido entrar en su laboratorio. Pero siempre en mi vida humana había sido un rebelde así que más de una vez entré sin su permiso. Mi padre se pasaba horas metido ahí dentro pero una noche mientras el dormía, entré por curiosidad.

Sus inventos jamás habían revolucionado y el estaba bastante loco. Por lo general, inventaba objetos extraños que, al final, no servían para nada. Pero encontré algo que llamó mi atención. Era un frasco con un líquido de un color muy oscuro, casi negro. En el exterior tenía una etiqueta donde estaba escrita la palabra “INMORTALIDAD”.

De repente sentí un ruido procedente de la habitación de al lado, talvez había despertado. Pero antes de que pudiera huir, mi padre apareció reprochando mi mala conducta.

-No toques eso- señaló el frasco- es peligroso ya que jamás he verificado su acción y puedes morirte si lo bebes ¿Me has escuchado? Por nada en el mundo debes tomar eso.

Asentí con un “sí, padre” y fui a acostarme.

Al cumplir los diecisiete años la gripe española mataba a miles de personas por día y yo era una víctima más ha punto de morir. Mi padre y mi madre ya habían muerto a causa de la epidemia por lo que yo estaba solo en este mundo. También, estaba solo en casa ya que los hospitales habían cerrado para evitar el contagio.

No quería morir, estaba seguro de ello. Así que con las pocas fuerzas que tenía en aquel momento fui en busca del antídoto. Estaba en el mismo lugar donde lo había visto años atrás así que rápidamente lo agarré. Pensé dos veces antes de tomarlo pero no me quedaba mucho tiempo, iba a morir pronto. De todas formas, mi padre me había advertido de que podía morir si lo tomaba y me iba a morir igual. Acerqué mis labios y bebí hasta la última gota.

No recuerdo más que eso de mi vida humana. Solo sé que el invento había funcionado, pero también sabía que algo iba mal. Recuerdo el fuego que ardía en mis venas, era insoportable. Cuando el dolor pasó, abrí los ojos y vi todo de una manera diferente.

Veía cada cosa con detalles y oía absolutamente todo, algo que mis sentidos humanos no habían permitido. Los dolores que había sentido durante mi enfermedad ya era inexistente pero había algo aún más doloroso… el fuego quemándome en la garganta.

Perdí por completo mis sentidos al pensar sobre el ardor que sentía. Tenía sed… sed de sangre. Me había convertido en algo nuevo siendo yo el primer vampiro del mundo.
Volver arriba Ir abajo
Mariajo92
Edward te pide que te cases con él
avatar

Cantidad de envíos : 3300
Edad : 22
Localización : En mi mundo de Yupi :)
Fecha de inscripción : 03/07/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Sáb Oct 10, 2009 10:08 pm

Esta muy bien!
escribe pronto porfa, quiero saber que pasara despues... Very Happy
Volver arriba Ir abajo
http://www.youtube.com/mariajotwilight94
princesacullen
Hoy es tu cumpleaños
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 23
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Dom Oct 11, 2009 9:34 pm

Gracias por seguir la historia! Espero que les guste!

Capitulo 1: Descubriendo

Llamé a aquel invento, que todavía sigue aún en mi cuerpo, “ponzoña”. Al principio pensaba que este iba a desaparecer pero con el tiempo eso jamás pasó.

Después de descubrir mi buen sentido de la vista, del olfato y el auditivo, decidí mirarme al espejo por las dudas me haya convertido en una nueva especie de monstruo terrorífico. Me acerqué poco a poco y vi a la criatura más hermosa que había visto en toda mi vida. Tenía los cabellos dorados, una nariz recta pero perfecta, sus pómulos estaban sumamente marcados y su mandíbula era cuadrada. Reconocí algunos de mis rastros en aquel ser perfecto, pero mis ojos eran verdes no rojos. Dudé durante un momento hasta que terminé de convencerme de que era yo, ya que no había nadie más en casa.

Y nuevamente el ardor de mi garganta se apoderó de mi. Intenté comer comida humana pero todo me causaba repulsión. Sólo me quedaba pedir ayuda así que salí a las calles.

Encontré a un hombre paseando a su perro pero antes de que yo pudiera pensar correctamente, sentí los rítmicos latidos de sus corazones… y un olor delicioso que pertenecía al humano. Es espíritu maligno salió de mis adentros. La vena del cuello del paseador me llamaba a gritos, y en menos de un segundo me encontraba bebiendo su sangre. Bebí hasta que su cuerpo quedó completamente seco. Busqué al perro pero éste había huido por mi irremediable acto.

Seguí buscando al perro pero encontré algo muchísimo mejor, otro humano. Miré el rostro atemorizado de la mujer, quería pedirle perdón por lo que acababa de presenciar pero mis instintos de cazador pudieron conmigo y me arrojé a su cuello, bebiendo su sangre como lo había hecho con el paseador. Maté a cada perdona que había visto hasta que reaccioné: la calle estaba llena de cuerpos desangrados. Era un monstruo a pesar de que no tenía para nada el aspecto de serlo.

Como la culpa estaba torturándome , huí de la ciudad descubriendo otro de mis dones: la velocidad. Corría tan deprisa que hubiera apostado a que ningún ojo humano me había visto. Pasaba al lado de los árboles sin llegar a chocarme con ellos. Era una sensación increíble como si estuviera diseñado para ello. Pero lo mejor de todo era que no necesitaba un descanso y tampoco me agitaba como hubiera pasado en el caso de ser humano.

Me detuve al ver a una bonita mujer al llegar a una ciudad totalmente desconocida para mi. En el camino había cazado pumas y ciervos pero nada se comparaba al delicioso olor de la sangre de la mujer. El día era soleado, perfecto para cazar. No tenía tanta sed así que pensar se me hacía algo más fácil.

La mujer me miraba con ojos enormes. Intentando descubrir qué era lo que la inquietaba oí zumbidos en mi mente. Era como si muchas personas pensaran en voz alta. Hasta que escuché la voz de ella. Me decía que no podía creer que existiese algo tan hermoso pero que sabía que yo era peligroso y que mi piel era diferente. ¿Mi piel? Pensé. Miré mis manos y vi algo así como diamantes brillando dentro de mi piel, a la luz del sol. Eso me asustó, pero supuse que era por el sol así que yo también dejé de inquietarme.

-Hola- le dije.
-Corre ya o te matará- ¿Quién iba a matarme? Su boca no se movía pero estaba seguro de que ella me había dicho eso.
-Quién me matará? ¿ Porqué debo correr?- Sus ojos se abrieron como platos, nuevamente.
-¿Cómo sabe lo que estoy pensando? CORRE!- ¿Acaso ella estaba pensando algo y alguien lo sabía?

Comencé a correr con ella, intentando correr a su lado pero mis instintos pudieron conmigo y la maté.

Era obvio que yo no tenía necesidades humanas, ni siquiera debía ir al baño y tampoco podía dormir. Al darme cuenta de esto, miré a la que había matado y por un momento quise volver a ser una persona normal.

Reflexioné sobre lo que había pasado durante varios días y descubrí que podía leer la mente de mis víctimas, y eso ayudaba a la hora de matarlos.

Pero me sentía pésimo así que decidí que iba a encontrar a alguien que me simpatizara para poder contarle lo que me estaba sucediendo. Todo esto con tan sólo leerle la mente y así encontrar la fuerza suficiente como para beber su sangre cada vez que yo quiera, pero sin matarlo.
Volver arriba Ir abajo
alice_vampire
Edward se va
avatar

Cantidad de envíos : 155
Edad : 24
Localización : observando tu futuro
Fecha de inscripción : 06/10/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Dom Oct 11, 2009 10:00 pm

al igual que el otro fic que tienes

este esta muy bueno

me gusta mucho la manera en la que lo relatas

eres muy buena escribiendo

ojala y lo sigas haciendo
Volver arriba Ir abajo
Sylvia
Jacob te ruega que no vayas a Italia
avatar

Cantidad de envíos : 340
Edad : 33
Localización : Málaga
Fecha de inscripción : 10/06/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Lun Oct 12, 2009 4:09 am

Woo.. me encanta!!! No tardes mucho en subir mas pricesacullen Very Happy
Volver arriba Ir abajo
samantha hale cullen
Jasper huele tu sangre e intenta atacarte
avatar

Cantidad de envíos : 150
Edad : 21
Localización : en los brazos de el amor se mi vida edward :D
Fecha de inscripción : 27/06/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Lun Oct 12, 2009 2:42 pm

esta super sige subiendo
Volver arriba Ir abajo
http://twlightsagafan.piczo.com/?g=1&preview=y&s
princesacullen
Hoy es tu cumpleaños
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 23
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Mar Oct 13, 2009 12:25 am

Capitulo 2: Mi nueva familia

Pero eso no iba a ser un trabajo fácil. Debía prepararme antes para poder cumplirlo, pero mis sentidos podían conmigo. Decidí empezar a beber sangre animal para ejercitar mi autocontrol hasta encontrar a alguien que me agradara.

Al principio fue de lo más complicado. Cuando encontraba a alguien lo mataba, ya que la sangre animal no me satisfacía del todo. Hasta que encontré a Carlisle. Era un médico de pueblo, lo suficientemente fuerte como para aceptar la verdad y con demasiada moral como para aceptar mi propuesta. Este hombre me caía realmente bien, incluso mejor que los que ya había matado. Además era perfecto para manipular y talvez termináramos siendo amigos.

Me acerqué al hospital donde éste trabajaba y fingí estar enfermo. Todo salió como esperaba, el fue el que me atendió.

-Doctor Carlisle, necesito su ayuda- Intenté leer su mente pero no había ningún rastro de inquietud. Carlisle era valiente.
-Para eso estoy, cuénteme ¿Qué es lo que le sucede?
-Ningún malestar de salud, doctor.
-Entonces me temo que no puedo ayudarlo.

Le dije que él sí podía hacerlo y le conté mi historia, de principio a fin. Al comienzo parecía realmente asustado pero después se tranquilizó.

-Lo ayudaré. Está noche a las nueve debajo del puente que está enfrente de la plaza.

Le agradecí y fui a cazar pumas para evitar matarlo. Este hombre realmente me caía bien, no podía atentar contra su vida… eso jamás me lo perdonaría.

Llegada la noche fui a reunirme con Carlisle. Había llegado antes de tiempo así que tuve que esperar. Cuando él llegó volví a agradecerle y le expliqué que había ciertos riesgos, que podía matarle. Me dijo que estaba dispuesto a ayudarme de todas formas pero yo sabía que a el le atemorizaba demasiado morir.

Puso su cuello a mi alcance y le mordí. Bebí poco a poco su sangre, intentando no matarle pero era tan deliciosa que pensé que no iba a detenerme, pero por la vida de Carlisle tenía que lograrlo. Mis instintos se apoderaron de mi pero una fuerza en mi interior hizo que parase.

Carlisle gritaba que estaba quemándose por dentro. Supuse que era porque había bebido demasiado pero después de leer su mente supe que era la ponzoña lo que le hacía sentir eso. Él iba a ser como yo: un vampiro.

Estuvo así durante tres días. Había observado cada cambio notable. Comenzó a empalidecer y a volverse cada vez más perfecto, similar a un ángel. Yo estaba ahí cuando abrió los ojos. Analizó cada objeto que tenía en su alrededor, agudizó el oído y sintió el horrible ardor en su garganta. Leyendo su mente descubrí que el sabía que algo raro le estaba pasando, y estaba asustado.

-Muero de sed. Pensé que iba a morir, es más creo que estoy en el cielo veo todo con claridad y… oigo todo.
-Lo sé. Eres como yo ahora. No se que ha sucedido, no lo sé pero tú has cambiado como lo he hecho yo en su momento.

Se tomó todo con aún más calma de lo que lo había hecho yo en un principio. Después de analizar la situación me confesó que el no quería matar gente. Por eso, le propuse la caza animal… debíamos lograrlo juntos ya que yo tampoco quería seguir matando a seres indefensos. A Carlisle le costó mucho menos que a mi, yo caía en la tentación debes en cuando pero el… nunca en su existencia probó sangre humana. Incluso ahora cura humanos sin el menor problema, la sangre le es indiferente.

Tardé varios años en controlar mi sed, es más… nuestros ojos habían pasado de ser rojos a tener ojos color dorados debido a nuestra “dieta”. Antes de que controlase mi sed Carlisle transformó a varios humanos con el objetivo de formar una familia pero todos seguían su camino. Con los años eran cada vez más los vampiros en el mundo y la gente comenzaba a sospechar dando lugar a mitos como el de dormir en los ataúdes, que nos quemábamos y moríamos con la luz del sol o que había que matarnos con cruces o ajos. Con el tiempo se descubrió que para matar a un vampiro había que cortarlos en pedacitos y quemarlos sin dejar ningún rastro.

Para evitar el conflicto con los humanos se formo algo así como una realeza vampirica: los vulturís. Su trabajo consistía en matar a los culpables de alguna mala causa, que perjudicase a la sociedad vampirica. Cada uno de ellos tenía algún don importante y especial Jane, por ejemplo, con tan solo mirarte te prende fuego… mentalmente hablando.

Carlisle anhelaba una familia que sea como nosotros. Los aquelarres estaban formados por dos o tres personas ya que la mayoría de los vampiros eran nómadas y preferían andar por su cuenta.

Poco después apareció Esme. Carlisle la había transformado porque al verla se había enamorado. Rosalie estaba muriendo cuando Carlisle la transformó con el fin de que sea mi pareja pero a mí no me interesaba en absoluto y eso a ella la indignaba ya que acostumbraba a dejar impactos en quién quiera que la viese. Y con Emmett pasó algo similar a lo sucedido con Esme y Carlisle, sólo que esta vez Rosalie fue quien lo trajo a casa para que Carlisle lo transformase. Tiempo más tarde apareció la pequeña tortura: Alice, mi hermana preferida. En su compañía llevaba a Jasper, su amado.

Y así se formó la familia Cullen, la familia más grande después de los Vulturís y también, junto a nuestra preciada familia de Denali, la única familia “vegetariana”.
Volver arriba Ir abajo
alice_vampire
Edward se va
avatar

Cantidad de envíos : 155
Edad : 24
Localización : observando tu futuro
Fecha de inscripción : 06/10/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Mar Oct 13, 2009 1:26 am

esta muy bueno el fic

mis felicitaciones
Volver arriba Ir abajo
vampire_princess93
Te fijas en Edward
avatar

Cantidad de envíos : 12
Edad : 24
Localización : entre las sombras con sed de venganza
Fecha de inscripción : 12/10/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Mar Oct 13, 2009 2:26 am

[size=18]esta muy linda
sige asi de verdad
me encanta como escribes
plisssss
capi capi capi capi[/size]
Volver arriba Ir abajo
http://www.metroflog.com/sakura_haruno9304
princesacullen
Hoy es tu cumpleaños
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 23
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Miér Oct 14, 2009 1:56 am

Me alegro que les gustee!!, el próximo capitulo es narrado por Hilary!Es muy cortito el capii pero espero que les guste!

Capitulo 3: Irritación

Habían pasado doscientos años cuando me mudé a Forks, un pequeño pueblo ubicado en la península de Olympic. Llovía la mayor parte del año por lo que no tendríamos que ocultarnos durante mucho tiempo. Cúanto más chicos fingíamos ser más tiempo podíamos quedarnos en una ciudad, por lo que Alice, Jasper y yo fingíamos tener quince años y Emmett y Rosalie, dieciséis.

Todos los años de mi existencia habían sido iguales, humanos alrededor. Estudiando siempre lo mismo… pero siempre solo. Me culpaba a mi mismo por ser un monstruo que no merecía a nadie aunque tampoco había alguien que me atrajera . Todos tenían a alguien menos yo. En más de una ocasión Esme pensó que yo estaba perdido y la verdad… es que yo también lo creía.

Hasta que apareció Hilary Sky, dos años después de estar en Forks.

FOTO DE HILARY SKY: (Megan fox)
http://www.unblogged.net/wp-content/upl ... an_fox.PNG

Era el primer día de clases cuando la conocí. Todos pensaban en su llegada ya que en un pequeño pueblo como lo era Forks las noticias llegaban pronto. Para mi era una más de el montón, otra humana más… y tan equivocado estaba.

El día había transcurrido normalmente y como siempre, sin fijarme en mis humanos compañeros. Era la hora del almuerzo, donde obviamente nosotros no comíamos, cuando algo atrajo mi atención.

- Son la familia Cullen. La morocha es Alice y está con Jasper, es el de al lado. La rubia es Rosalie y está con Emmett, el grandote. Y él… es Edward ¿Es increíblemente guapo no crees? Pero ninguna chica del instituto le ha parecido lo suficientemente guapa como para invitarla a salir.

No supe qué era peor, escuchar hablar a Jessica o leer sus pensamientos. La chica desconocida seguía mirándome. Era muy bonita, tenía el cabello negro, labios carnosos pero lo que más me llamó la atención fueron sus ojos. Eran azules y grandes y lo único que ella hacía era mirar, mirar a todos hasta el punto de ponerlos incómodos. Le hacían preguntas pero ella no contestaba, no hablaba. Aquello llamó mucho mi atención, los humanos hablaban demasiado y ella ni siquiera había pronunciado una palabra desde su llegada.

Intenté leer su mente, intrigado por lo que sucedía, pero sólo se escuchaban zumbidos. Intenté una vez más y nada. Dos, tres, cuatro veces más… nada de nada. Por primera vez en mi existencia quise saber qué era lo que pensaba la humana. Era extremadamente rara, sin dudas… tanto que por primera vez en mi vida no pude leer la mente de alguien. No podía verle demasiado ya que iba a ser descortés de mi parte así que a través de Ángela logré visualizarla. La extraño se levantó de su silla y se fue a un rincón, apartada de la sociedad. Comenzó a escribir sin parar un segundo . Eso me desconcertó e intenté leer su mente una vez más, pero como había sucedido antes no pude.

Los chicos se acercaban a ella para decirle algún piropo (era guapa, sin dudas) pero ella no mostraba interés en ninguno de todos los que se le habían acercado, ni siquiera contestaba. Debes en cuando los miraba a los ojos, y estos se ponían tan incómodos que se iban.

El timbre sonó y fui a clases de Bilogía. Me senté en el asiento de siempre, mirando al suelo hasta que algo me hipnotizó. Un dulce olor se expandió por toda la clase. Era tan pero tan insoportable que tuve que contener la respiración. Hilary Sky se sentó al lado mío. El ardor de mi garganta se adueñaba de mi cada vez más. Haciendo que perdiera toda mi cordura. Si Hilary olía tan bien… su sangre tendría que ser deliciosa, la más deliciosa de todas.

El timbre volvió a sonar y antes de que matara a Hilary salí corriendo para huir de ese abrumador e insoportable olor.
Volver arriba Ir abajo
Mariajo92
Edward te pide que te cases con él
avatar

Cantidad de envíos : 3300
Edad : 22
Localización : En mi mundo de Yupi :)
Fecha de inscripción : 03/07/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Miér Oct 14, 2009 5:24 pm

Esta muy bieen!!
sigue escribiendo pronto porfa! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
http://www.youtube.com/mariajotwilight94
alice_vampire
Edward se va
avatar

Cantidad de envíos : 155
Edad : 24
Localización : observando tu futuro
Fecha de inscripción : 06/10/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Jue Oct 15, 2009 12:53 am

esta muy bueno el capi

sigue subiendo porfa
Volver arriba Ir abajo
Sylvia
Jacob te ruega que no vayas a Italia
avatar

Cantidad de envíos : 340
Edad : 33
Localización : Málaga
Fecha de inscripción : 10/06/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Jue Oct 15, 2009 1:02 am

Estoy ya impaciente...
Volver arriba Ir abajo
princesacullen
Hoy es tu cumpleaños
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 23
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Jue Oct 15, 2009 9:34 pm

Capitulo 4: prefacio

POV Hilary:

Mi nombre es Hilary Sky. Con dieciséis lamentables años comenzaré a contarles mi historia.

Ni tuve una infancia feliz ni soy una adolescente normal. De niña era la preferida de papá, su consentida… pero tanto a el como a mi madre lo veía sólo a la hora de la cena ya que ellos trabajaban todo el día. Por lo tanto, a diferencia de las personas normales, me crió una mujer regordeta con un pelo impresionante de color castaño claro. Se llamaba Helena y era la asistenta de mi padre. De mañana iba al instituto y de tarde me distraían llevándome a clases de canto, piano, guitarra, danza o simplemente de idiomas. Es por eso que todos me consideraban la hija perfecta, pero por dentro no era más que una niña solitaria que solo quería cariño y que , al no ser por su padre, era casi huérfana.

De niña no hablaba, cuando digo que no hablaba era porque realmente no hablaba… no emitía palabra NUNCA, JAMÁS. Le tenía fobia a la gente, y hablar me parecía un total desperdicio de tiempo. Toda mi niñez viví rodeada de psiquiatras a pesar de que mis padres decían que era algo pasajero aunque solo yo sé que eso marcó mi vida. Era apenas una criatura y ya estaba aburrida de vivir. Incluso en el instituto me aburría, tanto que tuvieron que adelantarme un año… según los médicos por un coeficiente intelectual elevadísimo pero según mi criterio por aburrimiento de la vida.

Mi adolescencia comenzó con abandonos, empezando por la muerte de Helena la que me había criado. Eso provocó en mi un dolor muy muy intenso. Por mi propia voluntad comencé a hablar, cansada de guardar mis dolores para mi sola.

Al comenzar a hablar, me convertí en la alumna más inteligente de todo el instituto hasta llegué a ser la más deseada. Todos querían salir conmigo y las mujeres me envidiaban, aunque a mi eso no me agradaba para nada. No sabía rechazar a los hombres así que los miraba fijamente a los ojos y estos se incomodaban o incluso algunos salían corriendo, aunque luego lo volvían a intentar.

-No hagas eso Hilary, ya sabes que intimida a la gente- Solía decir mi hermano preferido, Stefan cada vez que yo lo hacía.

FOTO DE STEFAN:
http://x61.xanga.com/93f11a3473330100893544/z31447256.jpg

También, tengo una hermana de quince y otra de cuatro, Lucy y Britney.

Foto Britney:
http://imagecache.novebox.com/files/imagecache/280w/files/images/Sabrina%20Garciarena.jpg

Foto Lucy:
http://3.bp.blogspot.com/_fClJq1lRTn8/SeN_hmmrSWI/AAAAAAAADY0/zDFMIOsgqoY/s320/SURI+CRUISE.bmp

Britney, que acostumbraba a tener a los chicos rendidos a sus pies, moría de envidia. Así empezó a hacerme la guerra y siempre, cansada de que la fulminara con la mirada, se rendía paro luego poner a todos en mi contra a pesar de que nunca lo lograba,

Mi primer y único novio se llamaba Jacob Black. Lo amaba muchísimo y el sabía cuidarme y respetarme. Catorce años tenía cuando la peor tragedia mató a mi padre. Sumida en la depresión, Jacob se cansó de mi.

-Hilary lo siento. Yo no puedo seguir contigo. He intentado ayudarte para que superes lo de tu padre pero no muestras cambio alguno. Lo siento me iré a otro lugar fuera de Phoenix… necesito pensar- Esas fueron sus últimas palabras.

Lo necesitaba justo en ese momento, necesitaba que alguien salvara mi alma. Me había abandonado en el peor de los momentos y eso significaba que no me había amado tanto como el había jurado.

Empecé con cortes en mis brazos con el fin de descargarme ya que hablar para mi no era útil. Al dejar de hablar, miles de psiquiatras intentaron ayudarme sin un resultado positivo. Hasta que apareció Melody pero cuando estaba decidida a hablar ella se marchó con la excusa de que yo era un alma pérdida que no iba a ser capaz de seguir adelante.

Todos estaban decepcionados de mi cuando intenté quitarme la vida. La primera vez casi muero desangrada pero me rescataron antes de lo previsto y tuvieron que cocerme y la segunda vez estaba por tirarme del balcón y mi hermano llegó a agarrarme a tiempo. Era tan fácil quitarse la vida, y a mi no me salía ninguna bien… eso me hacía sentir una buena para nada.

Mi madre, Angie, me obligaba a hacer campañas publicitarias, trabajando como modelo y yo odiaba eso pero al no hablar tampoco podía quejarme demasiado. Mi madre comenzó a salir con Charlie, tenía una muy buena relación con el , tan buena que casi parecía mi padre. Pero la relación no duró mucho tiempo y al no funcionar se separaron. Después de unos meses mi madre se enamoró profundamente de Jared, un tipo que a simple vista parecía el modelo de hombre perfecto pero en el fondo era muy violento y eso mi madre no lo sabía.

Foto Jared:
http://foro.cemzoo.com/picture.php?albumid=922&pictureid=7519

Foto Angie:
http://www.lahiguera.net/cinemania/actores/penelope_cruz/fotos/7387/penelope_cruz.jpg


Cuando mi madre no estaba, Jared nos amenazaba… a mi hermano con un arma y a mis hermanas y a mi nos golpeaba. No sabía como llevar la situación, y hasta el día de hoy no se qué hacer.

Como habrán visto mi vida no es para nada fácil. Ayer mi madre me ha informado que me iré a Forks, un pequeño pueblo de la península de Olympic a vivir con Charlie para ver si eso me hacía bien. Hoy era el día de irme ya que mañana era el comienzo de clases. Hice mis maletas y me fui al aeropuerto. Eran las siete de la tarde cuando Charlie pasó a recogerme.

-Hola mi niña! Bienvenida!- Sonreí para hacerle ver lo satisfecha que estaba de haber huido de Forks. Aunque también estaba agradecida, porque ya no soportaba ese ambiente.
-Espero que acá te sientas un poco mejor- Me sonrió.
-…- No contesté. Yo también esperaba que el cambio fuera positivo.

Forks me agradaba. Llovía mucho pero era mejor que el frío que sentía en el alma estando en Phoenix.

Llegamos a casa y Charlie me condujo hacía mi habitación. Era muy bonita, muy amplia con paredes color verde manzana. El acolchado era blanco con flores verdes y las cortinas también eran blancas pero bastante delicadas. Llegando al fondo estaban los roperos y había un pequeño baño, que supuse que no tendría que compartir. Ordené todas mis cosas y fui a darme una ducha caliente. Al terminar me acosté y, sin cenar, me quedé dormida.

Mañana me esperaba un día complicado. Pero la parte positiva era que, por primera vez en mi vida, creí que de verdad existía ese salvador que iba a llevarme a un mundo de fantasías.
Volver arriba Ir abajo
Sylvia
Jacob te ruega que no vayas a Italia
avatar

Cantidad de envíos : 340
Edad : 33
Localización : Málaga
Fecha de inscripción : 10/06/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Vie Oct 16, 2009 3:22 am

Pobre Hilary... Sad
No puedo evitar ponerle la cara de Bella al imaginarla jeje
Volver arriba Ir abajo
alice_vampire
Edward se va
avatar

Cantidad de envíos : 155
Edad : 24
Localización : observando tu futuro
Fecha de inscripción : 06/10/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Sáb Oct 17, 2009 6:22 am

a mi me pasa exactamente lo mismo sylvia

es inevitable unirlas

y es muy tragica su vida....

no se como aguantar tanto y al final tener

esperanza de que todo cambie

espero que apartir de ahora... todo le salga mucho mejor
Volver arriba Ir abajo
princesacullen
Hoy es tu cumpleaños
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 23
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Dom Oct 18, 2009 9:59 pm

Aca les dejoo las fotos, ya subo la continuación =)

FOTO HILARY [url=: http://www.tucumaninformativo.com.ar/sisadmin/editor/UserFiles/Image/megan-fox-14.jpg]: http://www.tucumaninformativo.com.ar/sisadmin/editor/UserFiles/Image/megan-fox-14.jpg[/url]

FOTO JARED http://images.fanpop.com/images/image_uploads/Jared-jared-leto-598039_1280_1024.jpg

FOTO STEFAN http://img.listal.com/image/344022/500full-gerard-way.jpg

FOTO BRITNEY: http://imagecache.novebox.com/files/imagecache/280w/files/images/Sabrina%20Garciarena.jpg

FOTO LUCY: http://3.bp.blogspot.com/_fClJq1lRTn8/SeN_hmmrSWI/AAAAAAAADY0/zDFMIOsgqoY/s320/SURI+CRUISE.bmp

FOTO ANGIE: http://www.lahiguera.net/cinemania/actores/penelope_cruz/fotos/7387/penelope_cruz.jpg
Volver arriba Ir abajo
princesacullen
Hoy es tu cumpleaños
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 23
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Dom Oct 18, 2009 10:02 pm

Capitulo 5: El chico raro.

Estaba semidormida cuando el despertador sonó. El estomago me dolía de los nervios. Sabía que la gente iba a pensar que era la típica nenita consentida que quiere apoderarse del instituto pero que, al intentar hablar, iba a pasar a la lista de “los raros”. Bien, podría soportarlo. A muchos de mis amigos ya los había perdido una vez por lo que no me iba a costar vagabundear sola en los pasillos y tampoco me molestaba la idea, todo lo contrario. Incluso me gustaba.

Me vestí lo mas bien posible para aunque sea parecer un poco menos extraña, por el bien de sus mentes, solo eso. Me puse:
http://2.bp.blogspot.com/_aEBDgQ4e3LQ/SI1DyKRiZOI/AAAAAAAAADY/czM3GcBCxfM/s320/cielo_latini_11.jpg

Bajé rápidamente las escaleras ya que llegaba tarde, por lo que no desayuné. Debía caminar unas cuantas cuadras hasta el instituto porque a mi vehiculo lo había dejado en Phoenix, en Forks no iba a ser tan necesario.

Al llegar noté que muchos no tenían automóvil al igual que yo, y los que tenían eran vehículos antiguos. Hubo uno que llamó mi atención: un Volvo gris muy moderno y caro para una ciudad como Forks. Quise saber de inmediato de quién era pero yo no podía preguntar y el dueño del vehiculo no estaba dentro como para visualizarlo.

Miles de miradas fueron en mi dirección apenas pise el pasillo. Mucho dejaban de hacer lo que estaban haciendo para mirarme. Vaya! Había olvidado que todos iban a saber de mi llegada y eso era demasiado incomodo. Jamás me había gustado llamar la atención. Una multitud se estaba por abalanzar sobre mi y eso hacía que sintiera nauseas. Recordé como me había sentido de niña cuando todos me rodeaban, las nauseas y la fobia a las personas… Exactamente como me sentía ahora.

-Hola, tu debes de ser Hilary Sky. Todos han estado hablando de ti durante días. Mi nombre es Mike Newton- No contesté. Parecía un chico agradable pero eso no cambiaba nada.
-Venga, eres mas bonita de lo que andaban diciendo- Lo miré fijamente y eso le incomodó… como siempre pasaba.
- Eeh.. Va- vale mme tengo que i-ir -Eso había funcionado, sin dudas.

Hombres y mujeres se me acercaron durante toda la mañana, con el fin de establecer una conversación conmigo pero yo no contestaba. Aunque debes en cuando los miraba, pero solo si tenían suerte.

El día pasó lentísimo, las clases eran aburridas y las miradas demasiado incomodas. Los profesores parecían estar informados de mi mutismo “selectivo” así que eso facilitó un poco las cosas. Hasta que llegó el momento que más temía: El almuerzo.

-Ven Hilary, siéntate con nosotros- Me dijo una chica rubia del tipo “popular”, de la cual no tenía idea del nombre. No me apetecía sentarme con alguien pero no iba a poner gente en mi contra el primer día de clases.

La seguí hacía una mesa ubicada en el medio de la cafetería. La ubicación no ayudaba en absoluto ya que todos tendrían la vista clavada en mi. Me senté y miré atrás para comprobar que nadie miraba pero como había dicho antes… todos miraban. Y era normal que lo hicieran, ya que probablemente habían pasado años desde que alguien nuevo entrara al instituto.´

En ese momento fue cuando los vi por primera vez: un grupo de personas extremadamente guapas. Había una rubia que al apenas mirarla se me iba todo el autoestima… su belleza era anormal muy similar a la de un ángel. Estaba de la mano de un morocho guapísimo con unos músculos enormes, era de verdad grande. Les seguían una pareja súper dulce. Una morocha de pelo corto con un andar propio de bailarina abrazaba a un rubio de contextura pequeña al igual que su pareja.

Lo vi a el. Era aún mas hermoso que los anteriores, como un dios griego. Su pelo color castaño dorado estaba despeinado y noté sus ojos clavados en los míos. Lo miré fijamente pero a diferencia de los demás no pareció molestarle. Apartó la vista de una forma violenta. La chica que estaba al lado mío pareció darse cuenta de a quienes observaba y debió notar la curiosidad en mis ojos cuando me habló.

-Son la familia Cullen. La morochita es Alice y está con Jasper, el de al lado. La rubia es Rosalie y está con Emmett, el grandote y el… es Edward. Es increíblemente guapo ¿No crees? Pero ninguna chica del instituto le ha parecido lo suficientemente guapa.

Seguí mirándolo , no era capaz de apartar la vista de el. Jamás había visto a un ser tan perfecto. Edward miró, como si hubiera escuchado a la de mi para hablar. Noté en ellos una cierta similitud… la palidez de su piel. Todos eran tan blancos! Aún mas blancos que la nieve pero dolorosamente bonitos.

Comenzaron las preguntas de mis compañeros de mesa, estaban curiosos. Querían saber de donde venía, mis bandas preferidas o mis colores favoritos pero yo no contesté. Parecían molestos por mi falta de comunicación y sentí como me encasillaban en el grupo de los raros, no me importó.

Cansada de la compañía, me levanté y visualicé un lugar apartado de la sociedad donde me senté y empecé a escribir. Nuevamente me sentí observada pero no levanté la vista. Mas de una vez venía uno que otro chico a decir algún piropo pero no los dirigía la palabra. A algunos los fulminaba con la mirada y se iban espantados, siempre funcionaba.

La hora del almuerzo terminó, tenía clases de Biología. Estaba perdida cuando el tal Mike agarró el horario que tenía en mis manos y rió.

-Bueno, veo que tenemos la misma clase. Ven, te guiaré.
…- No hablé, como era costumbre.

Llegamos a la clase y el profesor miró en mi dirección acercándose para decirme algo.

.Tu debes de ser Hilary Sky. Siéntate ahí es el único lugar disponible- Señaló la mesa y miré a mi compañero de banco. Edward Cullen estaba allí y yo tendría que sentarme con el. Tampoco me molestaba sentarme con un chico tan guapo.

Me senté y apoyé las manos sobre la mesa. Lo miré. Estaba sentado lo más lejos de mi posible, tapando su boca con la mano. Me pregunté qué era lo que le sucedía y deduje que había algo malo en mi. Comprobé si olía mal… pero nada. El timbre sonó y sin mirarme se levantó y corrió. Ese chico me odiaba sin motivo aparente. Nunca había sabido lo que era el rechazo y en ese momento supe lo mal que se sentía.

Irritada llegué a casa. Hice las tareas del colegio y de la casa pero cuando fui a dormir, no pude. No dejaba de pensar en el cruel rechazo de Edward. Quise largarme a llorar pero iba a ser peor para mi estado de ánimo , por eso pensé que solo era un malentendido. Edward iba a hablarme mañana con eso me consolé para poder dormir. Sólo esperaba que amaneciera para poder verle su hermoso rostro otra vez.
Volver arriba Ir abajo
princesacullen
Hoy es tu cumpleaños
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 23
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Miér Oct 21, 2009 11:46 pm

Capitulo 6: No tengo depresión por ser rara, soy rara porque tengo depresión.

A la mañana siguiente seguía irritada por el comportamiento de Edward pero también seguía ansiosa por verle. Me vestí lo más rápido que pude y bajé a desayunar. Le preparé el desayuno a Charlie ya que hoy entraba más tarde a trabajar.

-Hilary, no te molestas puedo prepararme un desayuno solo.

No contesté, pero tampoco cedí. Charlie era realmente malo en la cocina y no iba a dejar que desayunara porquerías.

Caminé hacía el instituto y al llegar no vi el Volvo gris que tanto me agradaba, me sentí decepcionada. Tuve la maldita esperanza de que no haya ido en el Volvo y estuviera allí dentro, pero nada de eso ocurrió. En el almuerzo estaban sus hermanos, sentados en la misma mesa de siempre pero no había ni un rastro de Edward.

Pasó una semana y el todavía no había aparecido. Un Lunes me desperté sin la esperanza de verlo y fui al instituto. Iba escuchando música cuando vi aquel vehículo que tanto había estado esperando. Eso significaba que hoy Edward iba a ir a clases, sonreí para mis adentros. Toda la semana había estado torturándome con la idea de que el no concurría a clases por mi culpa pero toda esa culpa desapareció cuando lo vi en la hora de Biología. Llevaba su cabello despeinado y estaba tan guapo como cuando lo había visto por última vez o… primera vez.

Noté algo diferente pero al principio no supe distinguirlo. Caminé hacía mi lugar y me senté. Lo observé detenidamente para averiguar la diferencia hasta que lo supe. Sus ojos ahora eran de color caramelo, muy diferentes a los ojos negros que había visto antes. Por poco me pierdo en su mirada pero por suerte me habló antes de que lo hiciera.

-Hola, soy Edward Cullen. Creo que debo disculparme por mi comportamiento de la otra vez, estaba molesto conmigo mismo- Moría de ganas de contestarle pero no me salían las palabras, era como si hubiera olvidado como se hacía pero más que nada era por MIEDO. Lo que no pude evitar hacer fue sonreírle, él me devolvió la sonrisa. Estaba feliz de no haber sido yo el motivo de su desaparición.
-Eres Hilary, cierto? Tienes unos ojos muy bonitos- Volví a sonreírle, y hace tanto que no lo hacía que hasta yo misma me sorprendí. Me pregunté porque me estaba comportando de esa manera y supe que era porque Edward me agradaba, era especial… diferente a los demás. Quise preguntarle por el cambio de sus ojos, pero no me atreví.

No habló más a partir de ese momento, y entendí que era obvio que no iba a hacerlo si no le contestaba, pero yo no podía.

El día había pasado demasiado rápido y mi vida como siempre era muy aburrida. Era casi de noche y Charlie todavía no había llegado. Empecé a leer Veronika decide morir de Paulo Coelho y decidí que esa noche yo iba a morir al igual que Veronika. Tenía que pensar cómo y debía hacerlo antes de que Charlie llegase o si no no iba a lograrlo. La persona que me mantenía viva (por más extraño que suene) me había hablado hoy así que iba a morir aunque sea con una pizca de satisfacción.

Hice dos cartas de despedidas. La primera fue la de Charlie, decía algo así:

“ Lo siento Charlie pero ya era hora de irme, estaré en un lugar mejor o por lo menos mejor que esto. Siento todo el daño que te he ocasionado pero te agradezco desde el fondo de mi corazón por lo que has hecho por mi, con tan solo haberlo intentado me basta. Mi alma no tenía esperanza alguna y a pesar de que respiraba, el aire me faltaba y ya no tenia el valor para seguir sufriendo. Te quiero incluso tanto como a un padre, eso has sido por mi los últimos días, GRACIAS. Mándale saludos a mis hermanos y a Angie y diles, por favor, que los he amado muchísimo. Gracias de nuevo.
Hilary Sky.

A pesar de que no tenía qué decirle quise hacerle una a Edward por el simple motivo de haberme hecho sonreír hoy. Sé que para alguien normal eso es lo más común que existe pero a un corazón sin fe eso le queda marcado y por eso agarré un lápiz y comencé a escribirle. La siguiente expresaba:

“Querido Edward:
Sé que apenas te conozco y no afectará mi muerte para ti pero solo quería decirte GRACIAS. No sé el motivo pero has hecho que sonría después de mucho tiempo y eso es algo con mucho valor para mi. Gracias por eso y por lo de los ojos, tú también los tienes bonitos… te cambian de color lo he notado pero son tan expresivos que de veras me agradan. Recordaré tu bello rostro hasta en el cielo… o talvez en el infierno. Gracias nuevamente.

Hilary Sky.

Las cartas ya estaban hechas, era la hora. Llené la bañera con agua y me metí tal y como estaba, no quería que me vieran desnuda a pesar de que iba a estar muerta. Pensé en que debería estar arrepintiéndome pero no era así, yo estaba demasiado segura de lo que estaba por hacer. Metí mi cabeza en el agua y sin poder respirar esperé que llegara la hora, ese era el fin de Hilary Sky y nadie iba a evitarlo.
Volver arriba Ir abajo
alice_vampire
Edward se va
avatar

Cantidad de envíos : 155
Edad : 24
Localización : observando tu futuro
Fecha de inscripción : 06/10/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Vie Oct 23, 2009 12:54 am

muy bueno el capi

pero que le pasa a hilary esta loca¿?
Volver arriba Ir abajo
Sylvia
Jacob te ruega que no vayas a Italia
avatar

Cantidad de envíos : 340
Edad : 33
Localización : Málaga
Fecha de inscripción : 10/06/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Vie Oct 23, 2009 2:47 am

Y k pasa despuessss????
Volver arriba Ir abajo
princesacullen
Hoy es tu cumpleaños
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 23
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Sáb Oct 24, 2009 10:59 pm

Capitulo 7: Descubrí que sé hablar.

A partir de ese momento , caí en el más profundo de los sueños. Por haberme suicidado supe que iba a ir directo al infierno pero no sentí el fuego ardiendo en mi cuerpo como solía describir la gente a ese lugar. Por el contrario, escuchaba una dulce voz similar a la de un ángel pero no oía más que eso y el ruido de esos aparatos que controlan los latidos del corazón. Latidos, OH NO… pensé. Yo estaba muerta y seguramente alucinaba aunque sonaba raro que un difunto alucine. No le dí importancia, y seguí disfrutando de la dulce muerte.

-Hilary… Hilary- La voz del ángel hacía eco en mis oídos pero tenía miedo de abrir los ojos y que el demonio comenzara a torturarme. Exageraba.
-Sé que has despertado. Hilary… Hilary- Su voz seguía repitiendo mi nombre. Pensé que si había sido tan valiente como para auto eliminarme tendría que poder serlo para ver lo que me esperaba. No podría ser tan malo como lo que había vivido en mi anterior vida o eso creía yo.

Abrí los ojos y vi a Edward en la misma cama donde yo estaba reposando. Vale, debo admitir que eso era aún mejor que el cielo y mil veces mejor que el infierno. No sólo no vivía si no que también estaba el ser más perfecto a mi lado, pronunciando mi nombre una y otra vez.

Lo miré y vi una sonrisa reflejada en su rostro, una sonrisa cargada de satisfacción. Mi corazón latía fuertemente, tanto que llegaba a escucharlo. Mi corazón. Estaba viva, el aparato raro me lo estaba demostrando con esos ruidos molestos que hacía. ¿Cómo era eso posible? Me odiaba a mi misma. Era tan mala en todo que ni siquiera había sido capaz de hacer algo tan simple como quitarme la vida. Me sentí inútil, terriblemente idiota. Sentí las frías lagrimas caer por mi mejilla, y como siempre, mostré debilidad.

-¿Qué te sucede?- Preguntó Edward con un tono lleno de preocupación. No contesté y entré a llorar con más fuerzas. Me odio, pensé. Me sentí patética al llorar en frente de él por lo que me limpié las lagrimas y me calmé un poco.
-Debes sentirte confundida- Esperé a que continuara- Verás… Estaba pasando cerca de tu casa y decidí ir a visitarte. Sabía donde vivía el jefe Swan por lo que toqué la puerta y no contestó nadie. Me dije si estaba abierta y así fue. Te busqué por todos lados hasta encontrarte. Al ver lo que habías hecho te llevé al hospital, donde te pusieron respiradores artificiales y te sacaron el agua del cuerpo.

Venga, eso me había hecho sentir más estúpida aún. Había olvidado cerrar la puerta… que estúpida que fui, ni siquiera podía matarme.

Definitivamente, no estaba muerta. Estaba a punto de insultarle, de odiarlo por haberme salvado hasta que de pronto reaccioné. Edward había salvado mi cuerpo , por lo que talvez él era el salvador de mi alma, de mi vida. Era él el salvador que tanto había estado esperando, sonreí frente a esta opción. Le iba a dar la oportunidad de hacerlo ya que no me quedaba otra opción ahora que estaba viva. Seguí mirándole, quería hablarle pero cada vez que abría la boca las palabras no me salían y de nuevo… fue como si hubiese olvidado como se hacía. El pareció notar lo que intentaba hacer.

-Dilo. No te haré daño- Me miró con ojos expectantes y compasivos. Iba a hablarle, tenía que hacerlo si quería que el me salvase.

Pero cuando estaba por decir la primera letra, un médico dolorosamente guapo apareció y empezó a controlar mi pulso. Su piel parecía suave pero cuando me tocó no pude comprobarlo ya que llevaba guantes. Era tan blanco como los Cullen y tan guapo como ellos… y dolía.

-Ya puedes irte a casa Hilary. El jefe Swan te espera abajo, en recepción. Está firmando unos papeles para que puedas marcharte- Su voz sonaba preciosa y muy… muy amable.

OH, Charlie. Le había hecho mucho daño, sin agradecer lo que él había hecho por mi. Intenté dejar de pensar en eso pero no lograba sacar su triste rostro de mi cabeza. Había sido egoísta, muy egoísta y la peor parte era que no me arrepentía de nada de lo que había hecho, no había aprendido cuando se suponía que así debería ser.

El doctor guapo me extendió una pila de ropa y fui al baño a ponérmela. Allí dentro, busqué algo con filo pero no había nada lo suficientemente peligroso como para lastimarme los brazos. Supuse que lo habían hecho a propósito.

Salí de la habitación, dispuesta a darle frente a la realidad. El médico y Edward estaban caminando a mi lado. Edward era muy atento y eso hacía que pensara que le importaba pero yo ya no creía en el amor, ya me había dado por vencida.

-Carlisle, ve a atender a otros pacientes yo cuidaré de ella- ¿Iba a cuidarme? Venga, eso era genial. Cuando quieras, pensé.
-Vale. Recuerda que Charlie la está esperando- Se hablaban como si se conocieran de toda la vida y eso llamó mi atención… quise preguntar, pero no podía.

Carlisle se marchó y sólo quedamos Edward y yo en los pasillos. Me paré en seco y, al ver lo que había hecho, él repitió mi acción. Se dio la vuelta para mirarme a la cara y pareció confundido. Lo miré a los ojos y, como ocurría siempre… por poco me pierdo en su mirada.

-¿Qué ha pasado?- Era tan amable que incluso dudaba de que él fuera real. Nadie jamás se había preocupado tanto por mi, y él era el primero. Aunque no sólo era el primero en eso si no que también era el primero en el cual pensaba cada mañana, todo eso a partir de que lo conocí.

Busqué en los otros pasillos en busca de gente, pero no había nadie. Sólo había una enfermera que estaba entrando en una habitación así que esperé a que esta entrara y cuando lo hizo fui en dirección a Edward, quien estaba más confundido de lo habitual.

-A… a… ayu… dame- Casi llorando le susurré, o mejor dicho, le murmuré aquello. No me creía capaz de volver a hablar pero sin embargo lo había hecho. Suena raro pero había sido muy costoso para mi. Esa era una prueba clara de que todo era posible. Edward abrió los ojos como platos ante mi actitud y me miró como lo hacía siempre… con compasión.
-Lo haré. Dime en qué puedo ayudarte.
-A Sa ..lir d- de este e- es… tado- Costaba pero podía hacerlo. Años sin hablar con alguien y llegaba un hombre, al cual ni siquiera conocía bien, y le hablaba… era extraño.
-Lo haré Hilary, lo prometo- Su rostro reflejaba dolor y no supe el porqué. No quería que lo hiciera por pena pero a mi no me quedaba otra opción.

Seguimos caminando hasta que llegamos a recepción. Vi a Charlie y este me vio a mi. Al hacerlo, corrió en mi busca y me dio un fuerte abrazo de esos que te dejan sin aire. Pobre Charlie, había sido muy cruel con él.

-¿Te encuentras bien pequeña?- No contesté y miró a Edward- Jamás terminaré de agradecerte lo que has hecho por Hilary. Eres un muchacho con un gran corazón. Gracias, de veras.
-No hay de qué, no se preocupe.
-Has salvado una vida y tú dices eso, eres demasiado modesto- Edward rió, con una sonrisa perfecta… como él y todo lo que éste mismo hacía. “Has salvado una vida..” había dicho Charlie. No había dudas, él era mi salvador.

Lo primero que hice cuando llegué a casa fue irme a dormir. Ese había sido un día agotador, y no quería pensar más en mi ángel personal.. Edward.
Volver arriba Ir abajo
princesacullen
Hoy es tu cumpleaños
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 23
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Miér Oct 28, 2009 1:41 am

Capitulo 8: Presentimientos

Tic, TAC, tic, TAC, tic, TAC…. RING! Salí corriendo de la aburrida clases del señor Williams, la hora del almuerzo se aproximaba, es decir, la hora de ver a Edward estaba cada vez más cerca. En la puerta se encontraba el ser más perfecto del universo, con sus ojos color caramelo mirando hacía mi.

A partir de lo ocurrido en el hospital Edward comenzó a almorzar conmigo. La mayor parte del tiempo la pasábamos mirándonos el uno al otro ya que yo no estaba dispuesta a hablar frente a tanto público y menos cuando estaban tan pendiente de nuestras acciones.

-¿Desea almorzar conmigo hoy, señorita Sky?- Él ya sabía la respuesta por lo que fuimos uno al lado del otro hacía el comedor. Edward nunca almorzaba y eso me intrigaba demasiado. Ponía como excusa que le agarraba hambre más tarde y por eso no lo hacía pero yo tenía el presentimiento de que él no era del todo humano, pero de todas formas no quería darle importancia al tema ya que no quería fallar otra vez.

Caminamos hacía la mesa donde se encontraban los Cullen y eso llamó mi atención. Siempre almorzábamos en una mesa aparte, separados de todos, y no entendía el motivo de ese cambio radical.

-Hoy almorzarás con todos nosotros. A mis hermanos les intriga conocerte.

No conteste como era de esperar. El corazón me latía con todas las fuerzas y por algún X motivo, estaba nerviosa. Hoy no iba a comer nada así que me senté en medio de Alice y Edward y apoyé el agua mineral sobre la mesa. Ellos tampoco comían.

Sentía como todas las miradas me quemaban por la espalda. Los Cullen también miraban aunque no tan fijamente como el resto. Estaba incómoda, la situación lo era.

-Oh venga, todos te miran Hilary- Alice rió por su comentario y Edward la fulminó con la mirada. Puse cara de disgusto y seguí bebiendo mi agua mineral.

Los Cullen hablaban entre ellos y en muy pocas ocasiones. De pronto, un escalofríos recorrió todo mi cuerpo. Un presentimiento maligno, doloroso, tétrico, apareció. No sé como lo sabía pero sentía que una adolescente iba a ser atropellada y yo debía evitarlo. Supe que mis ojos estaban completamente abiertos cuando sentí a los Cullen mirar.

-¿Qué suce4de Hilary?- La voz aterciopelada de Edward hacía eco en mis oídos. Estaba paralizada y debía reaccionar antes de que la chica muriese, tenía que ayudarla. Me levanté de un salto ,con los ojos aún abiertos me fijé si alguien estaba mirando pero al ver que nadie lo hacía abrí la boca.

-Alguien está por morir.

Salí corriendo en búsqueda de la víctima. No sabía quien era, porque desconocía su rostro, pero algo en mi interior hizo que la encontrara. Era ello, mi presentimiento me lo decía, una morocha de baja estatura iba caminando en la vereda fuera del instituto. Me paré frente a ella.

-No cruces por favor. Por favor, por favor- Le susurré. Pero como había pasado veces anteriores no me creyó.

La adolescente siguió su camino, agarré de su brazo para evitar que continuase pero la misma me soltó. En menos de un minuto, el vehículo pasó por encima de ella. Todo el instituto salió afuera al escuchar el sonido de las ambulancias llegar, pero yo sabía que era en vano… la chica estaba muerta, podía sentirlo.

Sentí una mano sobre mi hombro. Me di vuelta y lo vi a Edward. Éste me llevó a un lugar apartado de la sociedad donde no se podía vernos y mucho menos oírnos. Yo seguía en estado de shock, la chica había muerto por mi culpa. Entré a llorar desconsoladamente como si el no estuviera allí.

-Ha muerto y no la he salvado. ¡Es mi culpa!- Gritaba mientras los gritos se unían a mis llantos.
-¿Cómo sabías lo que iba a ocurrir?- Procuré calmarme antes de hablar. No quería contarle, nadie me había creído jamás y el no iba a ser la excepción. Tenía miedo de perderlo por culpa de mi locura.

-No puedo contártelo.
- POR FAVOR, confía en mi.
-Vale, verás… siempre me sucede. Por ejemplo, cuando mi padre fue a donar sangre yo sabía que iba a contraer sida por lo que intenté evitarlo, nadie me creyó y el enfermó. Cuando murió yo días antes sabía que eso iba a pasar, tampoco hubo alguien que me creyera. Ejemplos como esos te puedo dar miles sólo que nunca pude salvar a alguien porque la gente es muy escéptica. No tengo visiones o algo así, sólo son presentimientos y solo los tengo con las cosas malas, nunca con las buenas- Jamás había pronunciado tantas palabras juntas!
-Siento mucho lo de tu padre- Su rostro expresaba dolor.
-¿No me crees verdad?-Miré sus ojos y noté una total compasión, supe que el no me traicionaría.
-Te creo

Y SÍ… Como era de imaginarse descubrí que estaba enamorada de mi salvador, de la única persona que creía en mi palabra.
Volver arriba Ir abajo
princesacullen
Hoy es tu cumpleaños
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 23
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Lun Nov 09, 2009 6:37 pm

Capitulo 8: Presentimientos

Tic, TAC, tic, TAC, tic, TAC…. RING! Salí corriendo de la aburrida clases del señor Williams, la hora del almuerzo se aproximaba, es decir, la hora de ver a Edward estaba cada vez más cerca. En la puerta se encontraba el ser más perfecto del universo, con sus ojos color caramelo mirando hacía mi.

A partir de lo ocurrido en el hospital Edward comenzó a almorzar conmigo. La mayor parte del tiempo la pasábamos mirándonos el uno al otro ya que yo no estaba dispuesta a hablar frente a tanto público y menos cuando estaban tan pendiente de nuestras acciones.

-¿Desea almorzar conmigo hoy, señorita Sky?- Él ya sabía la respuesta por lo que fuimos uno al lado del otro hacía el comedor. Edward nunca almorzaba y eso me intrigaba demasiado. Ponía como excusa que le agarraba hambre más tarde y por eso no lo hacía pero yo tenía el presentimiento de que él no era del todo humano, pero de todas formas no quería darle importancia al tema ya que no quería fallar otra vez.

Caminamos hacía la mesa donde se encontraban los Cullen y eso llamó mi atención. Siempre almorzábamos en una mesa aparte, separados de todos, y no entendía el motivo de ese cambio radical.

-Hoy almorzarás con todos nosotros. A mis hermanos les intriga conocerte.

No conteste como era de esperar. El corazón me latía con todas las fuerzas y por algún X motivo, estaba nerviosa. Hoy no iba a comer nada así que me senté en medio de Alice y Edward y apoyé el agua mineral sobre la mesa. Ellos tampoco comían.

Sentía como todas las miradas me quemaban por la espalda. Los Cullen también miraban aunque no tan fijamente como el resto. Estaba incómoda, la situación lo era.

-Oh venga, todos te miran Hilary- Alice rió por su comentario y Edward la fulminó con la mirada. Puse cara de disgusto y seguí bebiendo mi agua mineral.

Los Cullen hablaban entre ellos y en muy pocas ocasiones. De pronto, un escalofríos recorrió todo mi cuerpo. Un presentimiento maligno, doloroso, tétrico, apareció. No sé como lo sabía pero sentía que una adolescente iba a ser atropellada y yo debía evitarlo. Supe que mis ojos estaban completamente abiertos cuando sentí a los Cullen mirar.

-¿Qué suce4de Hilary?- La voz aterciopelada de Edward hacía eco en mis oídos. Estaba paralizada y debía reaccionar antes de que la chica muriese, tenía que ayudarla. Me levanté de un salto ,con los ojos aún abiertos me fijé si alguien estaba mirando pero al ver que nadie lo hacía abrí la boca.

-Alguien está por morir.

Salí corriendo en búsqueda de la víctima. No sabía quien era, porque desconocía su rostro, pero algo en mi interior hizo que la encontrara. Era ello, mi presentimiento me lo decía, una morocha de baja estatura iba caminando en la vereda fuera del instituto. Me paré frente a ella.

-No cruces por favor. Por favor, por favor- Le susurré. Pero como había pasado veces anteriores no me creyó.

La adolescente siguió su camino, agarré de su brazo para evitar que continuase pero la misma me soltó. En menos de un minuto, el vehículo pasó por encima de ella. Todo el instituto salió afuera al escuchar el sonido de las ambulancias llegar, pero yo sabía que era en vano… la chica estaba muerta, podía sentirlo.

Sentí una mano sobre mi hombro. Me di vuelta y lo vi a Edward. Éste me llevó a un lugar apartado de la sociedad donde no se podía vernos y mucho menos oírnos. Yo seguía en estado de shock, la chica había muerto por mi culpa. Entré a llorar desconsoladamente como si el no estuviera allí.

-Ha muerto y no la he salvado. ¡Es mi culpa!- Gritaba mientras los gritos se unían a mis llantos.
-¿Cómo sabías lo que iba a ocurrir?- Procuré calmarme antes de hablar. No quería contarle, nadie me había creído jamás y el no iba a ser la excepción. Tenía miedo de perderlo por culpa de mi locura.

-No puedo contártelo.
- POR FAVOR, confía en mi.
-Vale, verás… siempre me sucede. Por ejemplo, cuando mi padre fue a donar sangre yo sabía que iba a contraer sida por lo que intenté evitarlo, nadie me creyó y el enfermó. Cuando murió yo días antes sabía que eso iba a pasar, tampoco hubo alguien que me creyera. Ejemplos como esos te puedo dar miles sólo que nunca pude salvar a alguien porque la gente es muy escéptica. No tengo visiones o algo así, sólo son presentimientos y solo los tengo con las cosas malas, nunca con las buenas- Jamás había pronunciado tantas palabras juntas!
-Siento mucho lo de tu padre- Su rostro expresaba dolor.
-¿No me crees verdad?-Miré sus ojos y noté una total compasión, supe que el no me traicionaría.
-Te creo

Y SÍ… Como era de imaginarse descubrí que estaba enamorada de mi salvador, de la única persona que creía en mi palabra.
Volver arriba Ir abajo
princesacullen
Hoy es tu cumpleaños
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 23
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 21/07/2009

MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   Sáb Dic 26, 2009 8:08 pm

Capitulo 9: El anciano

Un sábado a la mañana me desperté por el sol que brillaba en mi ventana. Nunca me había gustado este tipo de clima ya que esos días eran los que la gente solía amontonarse en determinado sitio, y como he dicho alguna vez, las personas no me agradaban. De todas maneras, estaba sola en casa y no tenía mucho por hacer así que opté por it a escribir bajo los rayos del sol. Pero antes, me vestí con ropa muy veraniega y deayuné algo.

Bajo el sol, me senté en el cesped y comencé a escribir. En blanco... estaba completamente en blanco. Pude escribir sólo dos párrafos y la inspiración todavía no llegaba, estaba irritada. Jamás me ocurría esto. Por lo general si alguien ponía un papel y un bolifrago debajo de mis narices las palabras me salían solas, pero hoy... nada.

"Te creo". La voz de Edward pronunciando esas palabras tan importantes para mi, hacían eco una y otra vez. Era como si alguien hubiese encendido una luz en mi interior y eso era gracias a un ser perfecto llamado Edward.

Por un momento me sentí observada y tuve miedo. Casi temblaba cuando decidí cerrar los ojos fuertemente para evitar pensar en el motivo de mi cobardía. De niña sentía eso muy a menudo y ese estado era horriblemente desagradable. Al cerrar los ojos, perdí la conciencia y caí profundamente dormida.


Desperté con la misma sensación de sentirme observada. Miré la hoja que tenía a mi par y me rendí, no iba a seguir escribiendo... el sol se había ido. Alcé la vista parra pararme y lo ví a mi salvador. Miré dos veces antes de estar completamente segura de que no fuese producto de mi imaginación, pero el estaba ahí... mirándome solo a mi.

-Siento haberte despertado, no ha sido mi intensión- Lo miré, esperando que mencionara el porqué de su visita- Vine a pedirte la tarea de Literatura, no he llegado a copiarla entera.
-¿Cómo has entrado?
-Sueles dejar la puerta abierta siempre?
-¿Y tu entras sin tocar, SIEMPRE?- Me defendí.
-Lo he hecho, Hilary. Recuerda que tú estabas dormida- No podía defenderme contra eso, él estaba en lo cierto.
-Vale- Respondí secamente.

Me levanté con la intensión de dejarlo solo para hacerle notar mi enojo, pero mientras más avanzaba éste se iba esfumando. Me dí la vielta y lo vi parado en el mismo lugar, inmóvil como una estatua.

Me quedé mirandolo durante varios segundos y cuando logré recuperar mi cordura lo llamé haciendo un gesto con la mano. Antes de que me arrepintiera de aquel perdón, Edward estaba abriendome la puerta, comportandose como un completo caballero. Entramos sin emitir una palabra. No podía creer que un ser tan perfecto estuviese en mi casa comportándose con ternura frente a mi. Seguí caminando hacía mi habitación. Charlie no estaba así que nadie se quejaría por mi acto. Edward me seguía muy sigilosamente.

-Esta es mi habitación- Le dije.
-Lo sé.
-¿Cómo lo sabes?
-He estado aquí antes cuando...- Me miró, inseguro de poder continuar, temiendo sobre mi reacción. Yo no recordaba el momento en él que el había entrado para salvarme de mi oscuro acto suicida. Todavía no continuaba pero supe que era el momento perfecto para hablar, de romper el silencio.

-Cierto, lo había olvidado.
-Dime por favor qué es lo que estas pensando.

No contesté. No estaba pensando en nada, tenía la mente en blanco. Un presentimiento horrible me nubló la vista. Emppecé a temblar sin saber el motivo. Respiraba entrecortadaamente hasta que me di cuenta, sabía lo que estaba pasando. Miré a mi alrededor buscando el motivo de mi inquietud, hasta que me di la vuelta y vi a alguien. Un hombre de pelo blanco me miraba con temor.

Se me puso la piel de gallina. Volvía a darme vuelta y vi a Edward con un rostro bastante confundido. No quería decirle la verdad, no quería explicarle quién era ese hombre al que tanto le temía.

-¿Qué sucede?- No debía responderle. Intenté disimular el miedo, le sonreí para que pensara que yo ya había recuperado la cordura pero como siempre, Edward era muy intiuitivo. Quise por esta vez que Edward no fuera así.
-Confio en tu palabra, Hilary.
-AYUDAME- Miré hacia el anciano que había hablado y volví a entrar en pánico. El hombre seguía repitiendo esas palabras, lo cual no ayudaba en mucho. Siempre me sucedían cosas por el estilo, pero a pesar de eso jamás me acostumbré a la situación. A Edward no le inquietaba la presencia del anciano, eso me puso nerviosa.
-¿Porqué tu no temes? Alguien entra de la nada y tu no te asustas.
-¿A qué debo temerle?- ¿Lo preguntaba en serio? Edward era valiente... demasiado.
-¿Al anciano que está atrás mio pidiendo ayuda?- Di.
-No veo nada, Hilary.

Yo no estaba loca, alguien estaba atrás... alguien cruel.

-¿No lo ves?
-Hm... no no exactamente- Empecé a preguntarme si no era producto de mi imaginación... pero era todo tan real.
-¿porqué tu no lo ves y yo si?- No contestó y siguó mirnadome confundido. Me di vuelta para enfrentar al anciano pero había desaparecido y en su lugar había un gran sobre blanco tirado en el suelo. Me levanté y lo agarré.

"Reza por mi"- Ray Preston. Decía el papel. Me quedé inmóvil, aterrada, paralizada por el terror. Miré a Edward y le mostré el papel, abrió los ojos como platos.

-Hilary, necesita tu ayuda.
-¿No estaras bromeando?
-He escuchando sobre este tipo de cosas...ellos quieren ayuda
-¿Quienes son ellos?
-Ellos, gente muerta- Me reí ante su comentario. Sabía que eso no era cierto... ellos estaban vivos. En mi infancia siempre veía gente pero eran gente común y corriente... gente que respiraba. Empecé a cuestionarme ssobre lo que había dicho Edward y a pesar de que fuera algo ilógico, era lo más lógico que había oído. Nadie los veía excepto yo. A excepción de que yo estuviera loca, o mi imaginación fuera más fuerte... no había otra opción.. Un ascalofrió corrio por mi espalda al pensar en que había compartido una habitación con un difunto... o incluso con varios y en varias ocasiones. No esperaba esa respuesta. Mi abuela veía cosas, tenía un don similar. Me puse a meditar durante un segundo y descrubrí que yo veía la verdad. No eran presentimientos como yo creía... veía la verdad. Por esupe cuando mi padre iba a morir, o inculuso la chica atropeyada... por eso veía muertos.

Le pedí a Edward que se quedase conmigo hasta que Charkie llegara y el asintió sin problema alguno, lo cual fue un alivio para mi ya que después de semajante descubrimiento no me iba a hacer bien la soledad. Le conté a Edward sobre mi descubrimiento, él se quedó pensando... se sorprendió de sobremanera y me creyó... el sabía que eso era verdad. Cuando Charlie llegó no quise que mi salvador se fuese, así que a escondidas de Charlie se quedó haciendome compañía toda la noche.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El primer vampiro del mundo (Historia de amor)   

Volver arriba Ir abajo
 
El primer vampiro del mundo (Historia de amor)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Una linda historia de amor
» ? ? ? El Amor Sin Sentido? ? ? (Historia De Amor)? ? ?
» Amuto.Una historia de amor sin complejos
» la historia de Shany, mi leona
» La historia de amor del sol y la luna

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: єχρяєѕѕ уσυяѕєℓƒ :: αятιѕтι¢ ρυмρ :: FanFics-
Cambiar a: